11 de octubre de 2011

16

El empresario que realizó un pedido 100 ó 120 bacaladas, recibió 1000120, se hizo millonario y popularizó el bacalao en Bilbao





Imagínate que haces un pedido de unas cien bacaladas y recibes un millón de ellas sin posibilidad de retorno porque el error ha podido ser tuyo. Seguramente supondría la quiebra para tu empresa, tu ruina por no poder hacer frente al pago y al coste del aprovisionamiento. Lo que en condiciones normales supondría la ruina, "gracias" al estallido de una guerra supuso la creación de una de las mayores fortunas de España y la popularización del bacalao como producto típico de Bilbao.

Bilbao a mediados del S.XIX

En el año 1824, el Ministerio de Agricultura había establecido el Monopolio Estatal del Bacalao, por lo que todas las grandes importaciones de este pescado deberían ser controladas por el gobierno. Muchos fueron los empresarios que intentaron saltarse este control con pedidos pequeños que intentaban pasar desapercibidos en los puertos. Uno de esos empresarios fue José Mª Gurtubay, pequeño comerciante bilbaíno con origen en Dima. En noviembre de 1835 José Mª, envió un telegrama a sus proveedores ingleses que decía "Envíenme primer barco que toque puerto de Bilbao 100ó120 bacaladas primera superior" que fue interpretado en recepción como "Envíenme primer barco que toque puerto de Bilbao 1000120 bacaladas primera superior". Lo que en principio era un pedido normal, se convirtió en un pedido de un millón ciento veinte bacaladas. 

Cargueras de bacalao a finales del S.XIX

Desesperado por el pago a realizar y la cantidad de excedente que tenía en el almacén, comenzó una serie de viajes para intentar vender la mayor parte de su mercancía fuera de Bilbao, realizando viajes a Galicia, Asturias, Navarra...pero justo a principios de 1836, el inicio del 2º Sitio de Bilbao de la 1ª Guerra Carlista, hizo que la ciudad quedase desabastecida tanto por tierra como por mar al estar bloqueados sus puertos. El cargamento ingente de bacalao que Gurtubay todavía conservaba en sus almacenes, hizo que la ciudad de Bilbao pudiese estar abastecida durante muchos meses, además de reportar grandísimos beneficios al comerciante. El gran consumo de esos días en Bilbao de bacalao (valga la cacofonía) hizo que la manera de preparación de este pescado fuese de tantas formas distintas como han llegado a nuestros días.

Mercado de bacalao, finales S.XIX

De esta manera surgió una de las principales fortunas más grandes de España. Posteriormente la visión comercial de Gurtubay le hizo acometer empresas como la participación en el ensanche de Bilbao, el nacimiento del ferrocarril en tierras vascas con la línea Bilbao - Tudela, la financiación del Banco de Bilbao... El linaje Gurtubay entró rápidamente entre la burguesía española gracias a sus posesiones, llegando incluso a emparentar con la Casa Alba. Una nieta de José Mª Gurtubay se casó con el XVII Duque de Alba, abuelo de la actual Duquesa de Alba, quién tiene Gurtubay como uno de sus apellidos.


Fuente:  'Empresarios al magnesio", Manolo Llano Gorostiza

16 comentarios:

  1. Veo que por aquí vemos "Sálvame", eh? ;-)

    ResponderEliminar
  2. estoooooooooo....
    me la lames???

    ResponderEliminar
  3. Esto lo dijo ayer Kiko Matamoros en Salvame...

    ResponderEliminar
  4. ¿Quieres conocer Bilbao y Bizkaia?

    http://www.youtube.com/watch?v=mMnLT3cpsB4

    ResponderEliminar
  5. Me temo que esta historia no puede ser cierta. En un telegrama se emplea código Morse y hace completamente imposible el error de transcripción. El 0 es - - - -
    y la o es - - -
    Ningún operador de telegrafía podría cometer semejante error.

    ResponderEliminar
  6. Mi profesor de matematicas me explicaba porque se usa la tilde en o cuando va entre cifras usando el cuento del dueño del zoo que pidío 2 ó 3 monos y recibió 203. Más viejo que la tos y dudo que sea verdad lo de bilbao.

    ResponderEliminar
  7. Tampoco me lo trago. Un comerciante de tres al cuarto no puede pagar un millón de bacalaos ni tiene dónde guardarlos, máxime si llegan todos a la vez en un mismo barco.

    ResponderEliminar
  8. 1.000.120 bacaladas son 8.335 veces más bacaladas de lo que pidió originalmente. Es una burrada.

    Bacalao y Bilbao no son cacófonos (malsonantes entre sí), sino que tienen rima asonante, por lo que hay homofonía en sus terminaciones.

    ResponderEliminar
  9. Menuda manta de palos te éstan dando en los comentarios, Juan.
    Tranquilo, la próxima sera mejor ;-p

    ResponderEliminar
  10. Quizás antes de decir o comentar nada deberíais buscar más información sobre Gurtubay y veríais que es cierta la historia.

    ResponderEliminar
  11. relacionada con:

    http://historiasdelagastronomia.blogspot.com/2006/05/el-bacalao-y-la-fortuna-de-los.html

    a fecha de 26 MAYO 2006

    llevas 5 años de "retraso"

    ResponderEliminar
  12. a proposito de rima,
    va calado
    él de Bilbado
    si rima

    ResponderEliminar
  13. Pues creo que los de Sálvame lo copiaron a él, porque aquí el amigo lleva con esta publicación en mente desde finales de Septiembre que nos lo contó en "la peña" así que... Buena historia Juanito!!!

    ResponderEliminar
  14. Siempre ocultos en el anonimato, qué difícil es dar la cara.
    Excelente entrada, Juan, como siempre.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, la historia es preciosa.
    Parece ser que fue telegrama, no telégrafo (por escrito, no por morse)

    ResponderEliminar

El tema está servido. ¿Ayudas a completarlo con tu punto de vista? por favor, intenta no responder como anónimo, será más fácil para los demás hacer referencia a lo que añadas. Gracias