17 de febrero de 2011

22

El hombre que engañó a todos durante 18 años





¿Serías capaz de inventarte tu titulación en medicina? ¿Conseguirías hacer creer a todos tus allegados que trabajas en una institución como la OMS? ¿Podrías hacer creer a tu mujer e hijos que tienes que viajar regularmente fuera de tu país? ¿Engañarías a tus conocidos asegurándolos que tienes acceso a una vacuna contra el cáncer para poder sacar beneficio económico de ello? Y lo más importante, ¿Serías capaz de mantener todas esas mentiras, toda tu vida, durante 18 años? Esta es la historia de Jean Claude Romand.

Romand a los 32 años


Jean Claude Romand nació el 11 de febrero de 1954 en la pequeña ciudad  Lons-Le-Saunier en el este francés, cercana a la frontera suiza. Su infancia no fue distinta a la de cualquiera de nosotros. Muy buen estudiante, no aficionado a los deportes y sin ningún síntoma de tener algún desequilibrio mental que pudiese llamar la atención a sus padres o profesores. Una vez acabada la escuela elemental y el instituto donde también consiguió buenas calificaciones, decidió matricularse en la carrera de medicina. El primer curso lo pasó sin problemas y el comienzo del segundo también fue normal. Hasta que el día de su examen de Fisiología de 2º no oyó el despertador y no fue a realizar su examen. Ese  día marcará el resto de su vida. 

En vez de reconocer su error y prepararse para las recuperaciones decidió hacer creer que había aprobado su examen. Ningún compañero de clase se dio cuenta de que eso era mentira al ver las listas. A partir de ahí ideó un plan para mantener su embuste. Se encerró en casa dejando de acudir a la Universidad; dedicándose a leer periódicos y ver la televisión, engordó hasta 20 kilos y en esas fecha se enamoró de su prima lejana Florence, con quién posteriormente llegó a casarse. Pasados varios meses su mejor amigo Lucas decidió ver que le pasa a Jean Claude visitándolo en su casa, momento en el que Romand se inventó su segunda gran mentira; hizo creer a Lucas que padecía cáncer y por eso no había acudido a la Universidad en unos meses. Esta mentira decidió mantenerla también con sus más allegados y además usarla para dar pena a Florence e intentar enamorarla. Eligió el linfoma como enfermedad, ya que ésta le permitía tener periodos de bajón y periodos en los que no notase ningún síntoma.

En los siguientes años cambió por completo sus horarios en la Universidad para  pasar totalmente desapercibido y así mantener mejor la mentira inicial, a la vez que va a acrecentandola. Comunicó a todos sus amigos que aprobaba las asignaturas y que había recibido una beca del gobierno francés para poder acabar sus estudios. Iba todos los días al vestíbulo de la Universidad, aunque nunca llegó a entrar en las aulas. Falsificaba los documentos de las notas para enseñar en su casa y siguió estudiando todas las asignaturas para poder conversar de todos los entresijos de las clases sin levantar sospechas. Así consiguió vivir entre 1975 y 1986, momento en el que decidió "acabar" su carrera y comunicar a los suyos que había recibido una beca para trabajar en la sede de la OMS que hay en Suiza, a escasos kilómetros de la ciudad donde vivía.



Jean Claude se casó con Florence en 1984. Durante los años anteriores estuvo ayudándola en sus estudios de enfermería, ya que aunque Romand no asistía a las clases si que seguía estudiando para poder mantener la mentira. A los 3 años de haberse casado, ya tenían a sus dos hijos: Caroline nació en 1985 y en 1987 el pequeño Antonie. El nacimiento de su segundo hijo, ya trabajando en la OMS, hizo que Jean Claude preparase grandes regalos provenientes de sus jefes en la OMS. A partir de ahí, todos los cumpleaños habría regalos de sus jefes para los críos. Los siguientes años trascurrieron de forma completamente normal. Jean Claude iba todos los días puntual a trabajar a su puesto en la Organización Mundial de la Salud, tenía frecuentes viajes de trabajo alrededor del mundo, volvía a casa hablando de sus avances en las investigaciones que llevaba... nada fuera de lo común.

Romand, Florence y sus dos hijos
¿Y como hacía para poder mantener su engaño sin fisuras? Lo consiguió entrando en la sede de la OMS para recoger papeles con el membrete y sello oficial, utilizaba todos los servicios que esta prestaba: Correos, agencias de viajes, el banco... consiguió los libros de la biblioteca y los estudiaba para poder mantener conversaciones sobre cualquiera de los temas relacionados con su trabajo. Se negaba a atender médicamente a sus familiares y amigos como hacen tantos y tantos médicos. Cuando decía que tenía un viaje al extranjero, tras dejarle su mujer en el aeropuerto, buscaba un hotel cercano para pasar varios días y después volvía al aeropuerto donde compraba regalos que se suponía traía de todos los países que visitaba. Rusia, Japón, Sudáfrica... medio mundo recorrió. Prohibió a todos sus conocidos que lo llamasen al trabajo, sólo les dejó un buzón de voz y él contactaría con ellos.

¿Pero de qué vivían entonces tanto él como su familia? Romand ideó dos métodos diferentes para poder mantener una familia, mantener toda una vida. El primero, aprovechándose del respeto y casi admiración que tenía entre sus familiares y amigos debido a su posición, consistía en gestionar todas sus inversiones. Así consiguió que sus padres, suegros y amigos cercanos le confiasen grandes sumas de dinero que él invertiría y luego devolvería con amplios márgenes de ganancias. El dinero que recibió fue suficientemente grande como para no pasar nunca apuros económicos. Para su segundo método de recaudación se sirvió de su fama como respetable médico en la OMS. Dijo a sus allegados que estaba trabajando en una vacuna contra el cáncer, pero que al ser trabajos secretos, no tenían difusión pública. Él podría sacarlas de contrabando y bajo  estricto secreto, pero eran muy caras. Muchos fueron los enfermos desesperados por su enfermedad que creyeron a Romand y pagaron grandes cantidades de dinero por unas pastillas que no pasaban de ser meros placebos.

Esta situación se prolongó durante 18 años; estafándoles, sugiriéndoles que él podría depositar dinero en la banca suiza, y así obtener enormes rentabilidades con lo que se evitaban pagar al fisco francés. Con este dinero sufragaba sus excesivos gastos: una mansión casi de lujo, un BMW cada año, restaurantes caros y escuelas particulares para sus hijos. El producto de sus engaños llegaron a ser hasta 2,5 millones de francos.

Padres de Jean Claude Romand
A finales de 1991 el engaño comenzaba a debilitarse. Romand cada vez tenía unos gastos más elevados, ya que dedicaba gran parte del dinero a agasajar a la amante que tenía desde un par de años antes. Comenzaron las sospechas de su esposa por un par de pequeños embustes en que lo pilló, y Romand tuvo que cambiar la estricta rutina que había llevado los años anteriores. Así fue hasta el 9 de enero de 1993, cuando Jean Claude decidió poner fin a su doble vida. Se dirigió a su casa cercana a los Alpes suizos y tras asesinar a su mujer con el rodillo de cocina, mató a sus dos hijos de sendos disparos con el rifle de que disponía en casa.

Estado en que quedó la casa tras el intento de suicidio
Posteriormente se dirigió a casa de sus padres y tras cenar con ellos a modo de despedida, optó por acabar con la vida de sus progenitores con el mismo rifle con el que había dado fin a la vida de sus hijos. El siguiente paso era asesinar a su ex-amante, pero a esta no pudo y la perdonó la vida. Finalmente volvió a su casa e intentó suicidarse tomándose varios frascos de pastillas y prendiendo fuego a su casa. No lo consiguió, ya que las rápidas llamadas de los vecinos al ver el incendio hizo que los bomberos se personasen pronto y le salvasen la vida, además de que los medicamentos estaban caducados y no le hicieron el efecto que él deseaba. Tras varios días en coma, finalmente lograron salvar por completo la vida de Jean Claude Romand en el hospital. Jean Claude también fue acusado de la muerte de su suegro acaecida varios años antes,  que había muerto al caerse por las escaleras de su casa, curiosamente tras haberle perdido su dinero a su yerno. En principio se consideró un accidente, pero luego las sospechas recayeron sobre Romand. Tras la muerte de su suegro, la madre de Florence vendió la casa y dio también todo el dinero a Romand, para que este lo invirtiera.

Jean Claude durante el juicio
Según sus palabras en el juicio, mató a todos sus seres queridos porque "su familia no aceptaría la verdad". Jean Claude Romand fue condenado a cadena perpetua por todos sus crímenes y desde 1996 está encerrado en una cárcel francesa, con un aislamiento de seguridad de 22 años. 

Fuente: El adversario. Emmanuel Carrere, Anagrama.

Emmanuel Carrere


Este suceso ha dado lugar al libro citado en el que Carrere estuvo varios meses carteándose con Romand y a varias adaptaciones cinematográficas, entre las que destacan la francesa El adversario y la española La vida de nadie (esta última adaptación libre). Carrere manifestó: "me impactó el vacío total que rodeaba su impostura. No había nada detrás de su doble vida. Ni un vicio, ni una perversión sexual. Simplemente deambulaba. Había algo misterioso. Estaba convencido de que no encontraría una clave, pero quería aproximarme a esa especie de ventana al vacío, de agujero negro, que está en todos nosotros". Es lo mismo que me ha impactado a mí de esta historia.

22 comentarios:

  1. O de cómo una mentira desemboca en una cadena de mentiras. En este caso una cadena reforzada por el éxito en el tiempo, en la enorme cantidad de tiempo.

    Su sensación de control debía ser mucha, lo que conlleva a una sensación de poder aún mayor.
    La necesidad de sentir ese poder es la que da a ese tipo de personas su motivación para seguir haciendo lo que hacen. Usa la mentira para aparentar ser mejor ante los demás. Eso ya asoma en la primera mentira: no confesar un fracaso en un examen.
    Mentir diciendo que ha aprobado le hizo pensar en dos posibilidades: que era fácil y satisfactorio. Ya no necesitó más.

    La satisfacción era cada vez mayor y por tanto, mayor también el poder de engañar a los demás, de manipularlos, de sentirse mejor que nadie a su alrededor. Muy consecuente con su ritmo de vida.

    Pero la mentira compulsiva es un síntoma de un trastorno de personalidad grave. En este caso él es pretencioso, arrogante, orgulloso e inestable. Desde el principio necesita justificar una conducta de altibajos. Y también llamar la atención y cariño (tengo cáncer, consigo el cariño de mi familia y una pareja).

    La cadena siguió y la inestabilidad aumentó. Ya no era suficiente el dinero, ni unos hijos, ni una esposa. Apareció el gasto desproporcionado, la pérdida de dinero, la amante. La sensación de control era cada vez menor, pero la necesidad de sentir poder seguía ahí. Imposible parar.

    Cuando todo se desmorona, se desestabiliza el control por completo, pasando de nuevo por un primer paso: el asesinato de su suegro. Y ya sin control ninguno, el resto.

    Él deambulaba, sí, pero tenía una vida interna que ocupaba toda su energía. Planificaba la siguiente y la siguiente, sintiéndose el rey del mundo.

    Qué historia más fascinante Trébede!

    ResponderEliminar
  2. Aquí se dan mentiras más banales como la de Roldán (director Gral. de la Guardia Civil) y según él era licenciado en económicas o derecho.
    Para ser buen mentiroso hay que tener buena memoria...

    ResponderEliminar
  3. @María
    Muchas gracias por tu comentario y por todo lo que aportas Maria. Si no has leido el libro de El adversario, intenta conseguirlo, que según te leo seguro que te gustará mucho.
    El libro es la correspondencia que tuvo Carrere con Romand una vez este estaba en la cárcel.

    Todo lo que intentas explicar, puedes ver su explicación ahí.

    ResponderEliminar
  4. @Javier
    Todos los que hemos leído el libro coincidimos que según íbamos leyéndolo nos acordábamos de Roldán si o si. Es inevitable hacerlo.

    Salu2 y unas birras frescas

    ResponderEliminar
  5. Increíble hasta el punto de matar a tus padres e hijos por mantener una mentira. ¿Qué será más grande, el ego o la vergüenza para llevarte a hacer algo así?.

    Excelente historia!

    ResponderEliminar
  6. Se parece mucho al argumento de la película "La Vida de Nadie", española si, pero muy buena.

    ResponderEliminar
  7. He flipado con la historia juer. Leyendo la parte inicial no imaginé ni de coña que acabaría tan mal. Es impresionante lo que la gente puede hacer cuando se le va la fresa :s

    ResponderEliminar
  8. La pelicula española "La vida de nadie" esta basada en esta novela, cuando la hicieron en Versión Española estubieron hablando sobre este caso.

    ResponderEliminar
  9. Emmanuel Carrere también escribió un libro sobre Philip K Dick que tituló: "Yo estoy vivo y vosotros estais muertos" refiriendose a la frase que aparece en UBIK escrita en un espejo. Leí en un sitio que en una ocasión fue a visitar a Romand a la prisión y le llevó este libro como regalo. No fue hasta que Romand cogió el libro y leyó el título que Emmanuel se dió cuenta de la metedura de pata :-)

    ResponderEliminar
  10. Aquí en ESPAÑA, tenemos un caso similar que lleva 8 años mentira tras mentira, aunque no ha matado a nadie (que sepamos) y atiende a las Siglas: "ZP" ...

    ResponderEliminar
  11. La pequeña bola de nieve que se convirtio en alud.Es increible esta historia.Un timador en toda regla.Es mas,me atreveria a decir que si hubiese usado su,reconozcamoslo,gran ingenio,para un fin mayor,como la lucha contra el cancer,hoy tendriamos algun avance significativo,estoy completamente seguro.

    Un saludo desde 28 Opiniones

    ResponderEliminar
  12. Yo he vivido eso en primera persona y no tenéis ni idea de lo que se siente cuando te enteras de que tu pareja, con la que has compartido tu vida durante 14 años no es la persona que tu creías.
    En mi caso todo se destapó por casualidad, y de no haber sido así, todavía seguiría creyendo en él.
    Es difícil de entender y a veces cuando cuentas tu historia la gente te toma por tonta y lo primero que piensan es: "tu eres muy inocente porque a mi no me hubiera engañado nunca".

    Pero yo creo, y lo digo por experiencia propia, que estas personas son extremadamente inteligentes, y que su trastorno emocional, o como lo quieran llamar, no turba en absoluto su capacidad de razonar y planear cada detalle de sus mentiras.
    Ellos programan perfectamente los pasos a seguir sin olvidarse de nada y si se encuentran alguna vez en apuros tienen la capacidad de reaccionar rápidamente. Como he dicho antes, son muy inteligentes.

    Durante todos esos años mi pareja no solo me mintió compulsivamente a mi, sino también a mi familia, a la suya, a amigos, compañeros de trabajo, clientes, directores de banco, alcaldes...etc (por su trabajo se relacionaba con muchas personas), e incluso a un psicólogo que nos trató en terapia de pareja.

    Y por desgracia el problema no se termina con el descubrimiento de sus mentiras, porque a su paso dejan un rastro de destrucción incalculable: familias rotas, negocios arruinados, dinero perdido,...todo lo que está a su alrededor queda seriamente dañado.
    Y cuando su mundo se hunde, mas allá de abandonarlo todo y darse por vencidos siguen sosteniendo sus mentiras a toda costa, pero con la diferencia de que ahora se sienten vulnerables y son capaces de hacer cualquier cosa.
    Yo los comparo con una fiera acorralada, que solo ve como única salida atacar.

    De todo corazón les deseo que nunca se encuentren con este tipo de personas en su vida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. @Carlos

    Si puedes Carlos, leete el libro El adversario, ahí viene explicado por parte de Romand a través de sus cartas cómo y sobretodo por qué hizo cada cosa. sencillamnte impresionante poder ver que pasa por la cabeza de alguien que actua así.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  14. Aca compre pelicula una por 30 pesos MX (como 2.5 USD) se llama "tiempo de mentir" y cosas mas, cosas menos es la misma historia, solo que aca le dieron un final menos tragico, la verdad jamas me paso por la cabeza que fuera inspirada en sucesos reales y menos aun que el de la realidad tuviera tanta duracion, saludos.

    ResponderEliminar
  15. En el libro "Historia universal de la infamia" de J.L. Borges, salen unas cuantas historias de este tipo.

    Me voy con mi New Holland pa'l pueblo

    ResponderEliminar
  16. Otro caso, en Valparaíso Chile.
    Un profesor de historia, deja inconclusa su carrera de abogado, y se dedica a hacer clases en una Universidad pedagógica. Pronto descubre que puede convencer al Rector y a los académicos que el es un gran abogado. Se viste bien y habla con un estilo elegante y amable. Lo designan en un alto cargo protocolar, y en una coyuntura lo proponen para Rector, sin tener ningún mérito académico (sin publicaciones, postgrados,nada). Gana la elección y pasa a ser el Rector con un grupo de ambiciosos e inescrupulosos que le ayudan y a la vez profitan del increíble nombramiento; bajo su amparo logran despedir disidentes y contratar personas subordinadas en tal forma que logran re elegirlo.
    El oscuro profesor de historia termina siendo el caso único de Rector de universidad estatal sin ninguna calificación académica y en pleno siglo XXI.

    Pamela de Viña del Mar

    ResponderEliminar
  17. My cousin recommended this blog and she was totally right keep up the fantastic work!

    online pharmacy viagra

    ResponderEliminar
  18. Juan Nadie28 agosto, 2011

    Hoy he visto la película "La Vida de Nadie" y me ha impactado porque me sentí identificado con/en ella. He buscado más información, lo que me ha llevado a descubrir la historia de "Jean Claude Romand" y, finalmente, aquí.

    También yo miento, manteniendo estas mentiras como verdades a los ojos de los que me rodean. Esto me produce sufrimiento.

    Sin embargo, la gran diferencia es que yo miento sobre cosas posibles y realizables; logros que consigo años después. Hasta que lo consigo lo paso fatal y cuando lo logro no me siento plenamente satisfecho, ya que, se trata de algo que ya daba por superado y que tampoco puedo compartir con los demás, puesto que nada saben.

    No sé si soy un caso aislado y raro -porque los que actuamos así somos invisibles por nuestra propia conducta-. Por eso, me ha llamado tanto la atención la película y la historia de Jean Claude Romand.

    Juan Nadie

    ResponderEliminar
  19. Gente así hay por doquier, quizá no a un nivel OMS pero si historias más creibles. Están en todas partes. Lo del asesinato de su familia e intento de suicidio es lo que no me cuadra. Lo suyo hubiera sido empezar una nueva historia en otro sitio. Algo de dinero, una maleta con ropa, unos cuantos documentos falsos, son suficientes para empezar. Con 39 años era joven. Otro pais, otra vida, otro persona... Se le fue la olla totalmente. Que pobre diablo.

    ResponderEliminar
  20. Recomiendo también la excelente película de Laurent Cantet "El empleo del tiempo", que también se basa en la novela de Carrére (por cierto, la última foto es confusa porque parece que es la del escritor francés, y en cambio no es él).

    ResponderEliminar
  21. La mamà del loco asesino se parece a un personaje que hizo Robin Williams donde se disfraza de señora para ver a sus hijos.

    ResponderEliminar

El tema está servido. ¿Ayudas a completarlo con tu punto de vista? por favor, intenta no responder como anónimo, será más fácil para los demás hacer referencia a lo que añadas. Gracias