28 de enero de 2010

4

Muchos siglos de calor





En mis viajes de estos últimos años por Galicia, Asturias, Albacete, Cuenca, Sevilla....me ha sorprendido mucho que no conociesen el sistema de calefacción que hemos tenido en Castilla y León desde hace siglos. Mencionar las palabras, lumbre, enrojadero, gloria, enrojar....fuera de sus acepciones comunes como en el caso de lumbre, eran totalmente desconocidas. Y aprovechando estos días que tanto frío ha hecho por toda España, voy a intentar explicar como nos calentamos al menos en mi zona de Palencia
Y me sorprendía mucho porque aparte de la típica chimenea durante mucho tiempo no concebía otra manera de calentarnos en las casas antiguas hasta la llegada de la electricidad, el gasóleo o el gas a las casas de manera mayoritaría. Y tampoco lo concebía porque para mi son dos cosas que van inequívocamente unidas; llegar el frío y empezar a enrojar. Aún hoy en día, desde mediados de septiembre hasta finales de abril, seguimos haciendo la lumbre todos los días. Y que no falte que no se donde estar en casa si no es en el suelo tumbado al calor.
Este sistema de calefacción tiene su origen en el hipocausto romano aunque con muy ligeras modificaciones, ya que por ejemplo, en este sistema se disponía de conductos independientes para aire caliente y humo, y en nuestras glorias hay un único camino para ambos. Aún así, el principio es el mismo, y se ha venido usando en los últimos 22 siglos.

He intentado hacer una presentación con todos los pasos que se siguen para hacer la lumbre, o al menos la que hacemos en nuestras casa,;que en estos casos, cada maestrillo tiene su librillo. Allí hacer la lumbre lo llamamos a todo el proceso, desde ir a por la paja y la leña al pajar, hasta que se cierra la chapa que se puede ver en una de las diapositivas y se tapa la boca del cañón con la tapadera, y finalmente se baja la trampa que está a nivel de suelo el hueco donde se enroja. Enrojar es como se denomina al proceso desde que se enciende el fuego hasta que se este deja de tener llama y ya se tapa para que no se vaya el calor.
(si se pone el cursor encima del símbolo del comentario está explicada cada foto)

Este es el proceso que seguimos para calentar unas tres habitaciones un día entero. Con esa leña y paja de las imágenes, se tiene una temperatura media de unos 20-22 grados en esas habitaciones, obviamente decreciendo a lo largo de la noche. La hora más habitual de hacer la lumbre es sobre las 10-11 de la mañana y el momento de más calor se da a las 4 de la tarde más o menos. A lo largo de la tarde se mantiene el calor y a partir de las 12 de la noche empieza a decrecer gradualmente.
No sé si habrá quedado claro todo el proceso, si algo no queda bien explicado preguntadme sin problemas. La única foto que falta ahí es la que más se da; un servidor tumbado en el suelo, mi posición habitual en casa en los últimos 27 años  .

4 comentarios:

  1. Que genial!!!!Me ha encantado esta entrada, que recuerdos....Y sobre todo, que gustito ese calor en los pies!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, me ha gustado mucho esta entrada, porque está muy trabajada, y me interesan todos los ingenios del mundo rural, que no deberían olvidarse. (Este de la gloria parece mucho más inteligente y eficaz que una chimenea) Me gustaría saber: ¿cuanto tarda en arder la leña? ¿y la paja? ¿a partir de que hora cesa de arder todo combustible? Muchas gracias por adelantado.
    Fernando

    ResponderEliminar
  3. Respecto a tus preguntas, obviamente depende del tipo de madera a quemar, pero nosotros que solemos usar roble, este tarda entre 45 minutos una hora en consumirse los trozos que partimos para optimizar el hueco que suelen ser de 80x20x20 (hablo a ojo que nunca los hemos medido) y la paja, un fardo entero como este http://goo.gl/Hqaq no pasa de los cinco minutos. Los rescoldos suelen durar hasta la noche, unas 11-12 horas.

    Salu7

    ResponderEliminar
  4. Hola, en Cuenca sí que se conocen las "glorias". No sé en qué comarca te habrás movido (Sierra, Mancha, Alcarria), pero puedo asegurar que en la Serranía de Cuenca sí que había casas con gloria, aunque no creo que quede ya ninguna. Un saludo!

    ResponderEliminar

El tema está servido. ¿Ayudas a completarlo con tu punto de vista? por favor, intenta no responder como anónimo, será más fácil para los demás hacer referencia a lo que añadas. Gracias